Fotografías de la boda de Cristina y David en el palacete de la Ochava de Valdilecha.

Estas han sido algunas de las fotografías de la boda de Cristina y David en El Palacete de la Ochava de Valdilecha. Trabajar allí siempre es un privilegio. Las habitaciones donde se visten los novios están en la misma planta y esta circustancia nos facilita muchísimo el trabajo pues no tenemos los problemas que conlleva el tener que desplazarnos del domicilio del novio al de la novia cuando estos viven a distancia. Los problemas de tiempo, de tráfico y de buscar aparcamiento contrareloj desaparecen y tanto nosotros como los novios empezamos la boda de una forma mucho más tranquila y relajada. Según los novios se van vistiendo y los familiares van apareciendo vamos pasando de una habitación a otra para ir haciendo las fotos y vídeo pues las habitaciones están separadas por escasos metros. Mientras los novios van terminando de prepararse y vestirse los invitados van llegando y tomando su sitio en el jardín. Un par de plantas separan las habitaciones de los novios de la zona de ceremonia por lo que tampoco tenemos prisa por salir rápido para llegar allí con tiempo. Aún cuando los novios prefieran celebrar su boda en la iglesia o ermita del pueblo de Valdilecha apenas tardamos un par de minutos en llegar desde el hotel. En el Palacete todo esta en el mismo lugar y de principio a fin tenemos todo a mano. Después de terminar la ceremonia se sirve el coctel en el mismo lugar  y se aprovecha cada minuto del día. Las fotos de pareja también los solemos hacer allí una vez terminado el coctel, con independencia de que otro día hagamos otro reportaje postboda en otra zona. Con Cristina y David, en apenas 15 minutos, pudimos hacer una gran cantidad de fotos por los preciosos rincones del hotel mientras los invitados iban pasando al salón y tomando asiento para la cena. De esta forma los novios no perdieron ni un minuto en la típica sesión de posados y pudieron disfrutar del coctel en su totalidad. Luego a la discoteca. Una discoteca de verdad donde el magnífico juego de luces favorece tomar espectaculares fotografías del baile nupcial y de la fiesta. Sobre las 3 de la mañana dimos por terminado el trabajo. En total han sido unas 11 0 12 horas intensas y sin pausa en las que hemos disparado unas 3000 fotografías. Gracias a la coordinación y dirección de Victor y Bianca y a todo el equipo del Palacete de la Ochava hemos hecho, como siempre, todo el reportaje de boda de una forma cómoda y fluida . Poco después de la boda nos fuimos a los campos de lavanda de Guadalajara a última hora da la tarde para hacer la postboda y completar su reportaje.

 

Esta entrada fue publicada en Bodas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.